El Departamento De Trabajo De Los Estados Unidos - Buenos Trabajos Para Todos.

La Nota
Suscríbase | Respuestas | Versión PDF

Junio 2013

Un Rayo de Esperanza Para los Trabajadores Guatemaltecos

Los acuerdos comerciales entre los Estados Unidos y otras naciones no se tratan solamente del libre intercambio de bienes y servicios, sino que también se tratan de la protección de los trabajadores que los producen y los ofrecen.  En una economía global, la protección de los derechos laborales en el extranjero ayuda a proteger los derechos de los trabajadores aquí en el país, asegurando condiciones de competencia global más justas.

En un plan de ejecución histórico firmado el pasado viernes, Guatemala y Estados Unidos dieron un paso importante para poner plenamente en práctica estos principios.  Guatemala se ha comprometido a tomar acciones concretas en plazos específicos para mejorar la aplicación de su legislación laboral.  El plan aborda las preocupaciones que se plantearon en una disputa laboral en contra de Guatemala en el marco del Tratado de Libre Comercio República Dominicana-Centroamérica-Estados Unidos, conocido como RD-CAFTA.

El plan firmado el pasado abril es la culminación de un largo proceso iniciado en el año 2008, cuando la AFL-CIO y entidades guatemaltecas alegaron que Guatemala no estaba aplicando efectivamente su legislación laboral, en violación del RD-CAFTA. El proceso consistió en la investigación exhaustiva y cuidadosa y presentación de informes, un sinnúmero de reuniones con el gobierno de Guatemala, y extensas entrevistas con trabajadores.

Pero cuando pienso en lo que realmente significa este plan de ejecución, no pienso en ese proceso.  Pienso en los trabajadores guatemaltecos con los cuales mi equipo se reunió durante viajes de investigación, los cuales dieron un enorme salto de fe en probar su suerte con ese mismo proceso, con la esperanza de que quizás podría hacer una diferencia real en sus vidas y las vidas de sus familias.  Se necesita valor, agallas y paciencia para hablar atrevidamente; estos trabajadores enfrentaron posibles represalias del empleador, la pérdida de al menos un día de salario, y largos viajes de pueblos remotos para contarle a mi equipo sus historias.

Pienso en personas como Eswin, quien nació y ha trabajado desde los 17 años en la finca de café donde su padre, Carmelino, trabajó toda su vida.  Cuando trataron de formar un sindicato, ambos fueron despedidos ilegalmente y desalojados de sus casas en la finca.  Además, los niños pequeños de Eswin fueron expulsados de su escuela en la finca.  Aun cuando un tribunal ordenó que Eswin y Carmelino fueran reinstalados con salarios caídos, la empresa se negó, sin enfrentar consecuencias por desatender la justicia.

También, pienso en Zulma, una joven obrera en una fábrica de ropa, de voz suave, que sufrió cuatro años de maltrato e intimidación.  Fue despedida, reinstalada por los tribunales, y despedida otra vez - todo porque había formado un comité legalmente constituido con sus compañeros de trabajo en busca de mejores condiciones de trabajo.

Dichos relatos no sólo ayudaron a fundamentar los reclamos de la aplicación débil de la ley laboral en Guatemala, pero también nos recuerdan, severamente, lo que estaba en juego.  Eswin, Carmelino, Zulma y tantos otros como ellos se convirtieron en los rostros humanos y consecuencias vivientes de estas brechas de aplicación.  Y debido a su valor, ahora tenemos un camino a seguir.

En el marco del plan de ejecución, los inspectores tendrán más recursos y un mejor acceso a los lugares de trabajo.  Un proceso expedito para sancionar a los infractores del derecho laboral y ordenar que remedien las violaciones está en marcha.  Los exportadores que infringen las leyes laborales tendrán sus beneficios fiscales revocados, y se establecerán mecanismos para garantizar que los trabajadores reciban el dinero que se les debe cuando las fábricas cierran.  Los juzgados de trabajo se harán más responsables de hacer cumplir sus órdenes.

Sin embargo, este proceso está lejos de haber terminado.  El panel para resolver la disputa está suspendido para dar tiempo a Guatemala a seguir adelante con estos compromisos.  Si falla, el panel se reanudará.  Los Estados Unidos estarán observando y vigilando de cerca.  Y aquí es donde tomo inspiración del firme compromiso de los trabajadores guatemaltecos que mi equipo ha conocido durante este largo camino - le debemos a ellos y a los trabajadores en nuestro país darle seguimiento y conseguir el debido cumplimiento con estos compromisos. 

Carol Pier es la subsecretaria adjunta interina de la Oficina de Asuntos Laborales Internacionales del Departamento de Trabajo.

Publicaciones Previas | Síganos en Twitter | Suscríbase | Respuestas | Cancelar la Subscripción